La almohada

Hoy me encuentro otra vez dando vueltas en la cama, con la almohada sobre mi rostro, ya no sé si para ocultarme del mundo o para que los rayos del sol no irrumpan mi oscuridad, porque eso es ahora mi vida, oscuridad.
 
No quiero soltar esta almohada, aferrarme a ella es aferrarme a ti.  En ella están los besos perdidos que ahora son mi alimento, y son tan inagotables como mi paciencia por ti esperando.  Aunque quizás lo que encuntres a tu regreso sea sombras, pues ya mi cuerpo está abandonando mi alma.

Anuncios

~ por minatomates en enero 31, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: