Joaquín

Una sensación de vacío lo embarga, abre sus ojos que sólo encuentran sábanas sucias y desordenadas.  Joaquín suspira.  Registra minuciosamente la habitación tratando de encontrar algún rastro de ella.  No hay nada. Recuerda las últimas palabras de la noche anterior: Princesa, quédate unos minutos más.  Así lo hizo, mientras respondía con un beso a la súplica. Ella sabía que sería la última noche que sus cuerpos se encontrarían, por ello con ansias recorrió cada recoveco de Joaquín, clavando sus uñas en su espalda, pero en realidad sus uñas acribillaban su corazón.   Joaquín, apasionado, respondía a sus incesantes caricias; interpretándolas como la confirmación de que ella se quedaría a su lado para siempre. El tiempo se detuvo, un minuto se convertía en una hora.  El cuerpo exhausto de Joaquín sucumbió al sueño, donde volvería a encontrarse con ella, mientras Laura salía en puntas de pie por última vez de aquella habitación.

Anuncios

~ por minatomates en enero 30, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: